[Noticia de Diócesis de Zaragoza a 16 octubre, 2021]

Quinientas personas, entre ellas el arzobispo Carlos Escribano, laicos, religiosos y sacerdotes, han participado esta mañana en el Encuentro de Apertura del Curso Pastoral. Un evento que ha contado con una sede principal en Zaragoza, en la Residencia Pignatelli, y paralelamente en las subsedes de Ejea de los Caballeros, Tauste, Pina de Ebro, Maella y Alcañiz. A estás quinientas, hay que sumar las que han seguido la retransmisión a través canal de Youtube de la Archidiócesis de Zaragoza.

Carlos Luna, experto en marketing religioso, ha sido el encargado de la ponencia marco, titulada ‘Ir a la otra orilla’. Luna lo ha dejado radicalmente claro: «Estamos en un momento privilegiado, porque la debilidad nos acerca más a nuestra condición de Iglesia». Como miembros de esta Iglesia, siendo muy conscientes de la situación vivida, nos corresponde «ponernos en las sandalias de las personas que están alejadas de la Iglesia. Así podré compartir ‘desde la gente’, que es lo más sagrado», ha afirmado.

En la misma sintonía, se ha movido la intervención de Cristina Inogés, teóloga y miembro de la comisión metodológica del Sínodo recién iniciado en Roma. Después de señalar distintas claves para vivir este camino de escucha, ha recalcado que «en la Iglesia, el optimismo no vale para nada. Pero la esperanza es vital«. Esta esperanza, según Inogés, se basa en su propia experiencia en el desarrollo del Sínodo. Así, del papa Francisco ha dicho: «Por primera vez un papa es todo oídos para lo que tú quieras. Esta vez va en serio: habla con total libertad«.

Por otra parte, Ángel Lorente, coordinador en Zaragoza de la fase diocesana del Sínodo, ha señalado que, en el ambiente de escucha en el que se mueve la Iglesia en este momento, «hay que superar el esquema del capillismo -ir a la mía o a la de mi grupo-, para realizar entre todos las experiencia sinodal en la comunidad diocesana». Lorente ha presentado el plan a seguir en los próximos meses.

Vita, Zaragoza en clave sinodal

En encuentro de este sábado también ha servido para presentar el itinerario que va a seguir la Archidiócesis en los próximos años. VITA es el nombre de este plan que responde a la afirmación del mismo Jesús: «He venido para que tengan vida y vida en abundancia». El arzobispo Carlos Escribano ha invitado a todos a participar en la construcción de este camino. «¡Estamos llamados a cosas grandes! Desde la humildad y, por supuesto, en la comunión, participación y misión», ha afirmado.

Por su parte, Raquel Martínez, delegada para el Plan Pastoral, ha invitado a todos a desarrollar VITA como protagonista: «Redescubrámonos y renovémonos. Tendamos puentes: habrá gente que entre y salga. Pero no tengamos miedo».

Tanto Carlos Luna, Cristina Inogés, Ángel Lorente y Raquel Martínez, como los periodistas Rocío Álvarez y Juanjo Hernández, encargados de conducir este acto, son laicos.

El evento ha concluido con la invitación a participar en la misa de apertura de la fase diocesana del sínodo, que se celebrará mañana, domingo 17 de octubre, a las 17.00 horas, en la catedral basílica del Pilar.

TRÍPTICO SÍNODO(1)

Pregunta fundamental(1)

Calendario de la fase sinodal diocesna de Zaragoza

Categories:

Tags:

Comments are closed